Gran prueba de fuego para los eSports (Estela Santos Mazo)

Gran prueba de fuego para los eSports (Estela Santos Mazo)
27 mayo, 2020 Working Athletes

No todo el deporte sufre por igual la pandemia: los eSports, terreno natural de los deseados nativos digitales, han continuado sus ligas y han ganado tanto adeptos como patrocinadores. Pero, ¿es un cambio puntual o parte de la ‘nueva normalidad’?

Los eSports han estado en boca de todos durante esta pandemia. Mientras paraba el deporte en vivo a nivel mundial, millones de usuarios se hacían con los mandos para empujar a la industria hasta récords de audiencia en pleno confinamiento. Sólo la plataforma de streaming Twitch aumentó en abril un 75% la visualización de contenidos en español, lo que supone 103 millones de horas de consumo.

Es la muestra de que, junto a los habituales nativos digitales -sus tradicionales fieles-, públicos de todas las edades parecen haberse aficionado a los eSports durante estas últimas semanas, en las que las empresas han sellado acuerdos de patrocinio en pleno frenazo económico mundial.

Las derivadas de esta situación no se han hecho esperar. Han llegado en forma de una secuencia de supuestas bondades del sector: que si es el único que resiste a esta situación histórica, que si ha mostrado al fin su potencial, que si esto era de esperar, que si esta industria es el futuro… Muchas conjeturas que se pondrán a prueba tras la pandemia, cuando llegará la gran prueba de fuego para los eSports en forma de incómodas preguntas: ¿Ha sido el impresionante repunte de los deportes electrónicos flor de un día o su conquista será ya permanente? ¿Han aprovechado la ocasión los players de la industria? Y, más a largo plazo… ¿Es esto una muestra de que los eSports no son una burbuja, como dicen muchos, o simplemente se ha inflado más la pelota virtual?

Cuestión de tiempo

El mundo asiste a diario a un alud de declaraciones de ejecutivos dando respuestas, pero sólo el tiempo mostrará si los eSports se quedarán -o no- en el sofá de millones de fanes. Juega a su favor que febrero- antes de la pandemia- fue el primer mes en el que lograron batir al resto de disciplinas en número de acuerdos por patrocinio, según Strock Consulting. Hay más: en una visión más global, se sitúan en el octavo lugar del ránking español de deportes por volumen de contratos con patrocinadores, superando al automovilismo, la hípica o el golf. En concreto, mantiene 120 acuerdos (el 2,5% del total) con 88 marcas. Mapfre, Font Vella y Orange ocupan el podio de empresas con más alianzas, seguidas de Movistar, Drift, Lenovo, Philips, HP, Intel y el Ayuntamiento de Málaga, que completa el top ten.

Todo apunta a que esta lista seguirá creciendo cuando se actualicen los datos, pues titanes que van desde HP hasta BMW, pasando por Endesa o el Real Madrid, han reforzado durante la cuarentena la industria de los eSports. A_ellos han acudido también en esta histórica etapa propiedades como LaLiga, la F1 y Nasar, la NBA_o la Premier, que quiere subirse cuanto antes a este tren.

Se trata de un fuerte empujón para una industria que, ya antes de la crisis, esperaba para este año 500 millones de espectadores y elevar un 15,7% sus ingresos, hasta 1.100 millones de dólares, según Newzoo. Estas cifras significan que está en camino de superar en audiencia a partidos de la gran liga norteamericanas de béisbol, como predice Goldman Sachs. Hay más estudios: antes de la pandemia, PwC estimaba que los ingresos globales de estos deportes electrónicos aumentarían a 1.800 millones en 2023, frente a 775 millones en 2018.

Pero no hace falta tanto informe pues, más allá de las cifras, hay consenso en que pueden atraer a una generación joven de aficionados con más posibilidades de ver en Internet eSports que 90 minutos de fútbol, aunque no sean capaces de replicar las bulliciosas gradas. El problema es que el grado de interés no seguirá siendo el mismo cuando vuelvan los eventos en directo. Jane Weedon, responsable de negocio de Twitch, señala en Financial Times que los propios deportistas no dispondrán ya de tiempo para subir vídeos durante horas cuando retomen sus entrenamientos. Con todo, aunque se producirá una caída inevitable, las ligas con una “comunidad” online verán “incentivos para continuar”. El tiempo lo dirá.

 

Estela Santos Mazo (Redactora Jefe de Expansión Sports Business – Profesora del Working Athletes Program)

Fuente: Expansión

Más información: Working Athletes Program

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*